El Southampton puede con el Liverpool y se acerca a la final de la EFL Cup

El Southampton se impuso este miércoles al Liverpool (1-0) en el partido de ida de semifinales de la Copa de la Liga (EFL Cup) y dio un paso importante para llegar a su primera gran final desde el año 2003.

Un solitario tanto del extremo inglés Nathan Redmond dio la victoria en el estadio de St Mary's a los 'Saints', que tendrán que cerrar la eliminatoria el próximo 25 de enero en Anfield.

El conjunto del sur de Inglaterra se coloca así a un paso de su primera gran final desde 2003, cuando se quedó a las puertas de la gloria en la FA Cup (Copa de Inglaterra) tras caer en el Estadio del Milenio de Cardiff frente al Arsenal (1-0).

El Southampton, sin embargo, levantó en 2010 el Football League Trophy, un torneo en el que participan los equipos de las dos últimas divisiones profesionales de la Football League, la League One y la League Two, tercera y cuarta división del balompié inglés.

Mucho ha cambiado en los últimos siete años este equipo, y los 'Saints', ahora con el francés Claude Puel en el banquillo, se han asentado como uno de los clubes a tener en cuenta en Inglaterra.

Siete cambios hizo el técnico galo con respecto al equipo que empató el fin de semana en la FA Cup en Norwich, y sólo Maya Yoshida, Virgil van Dijk, Ryan Bertrand y Dusan Tadic mantuvieron su puesto.

Por su parte, los 'Reds', finalistas de la Copa de la Liga el pasado año, llegaron a St Mary's después de no pasar del empate 0-0 en casa con el modesto Plymouth y con el objetivo de lograr un resultado positivo para la vuelta.

Jürgen Klopp hizo ocho cambios en el equipo que empató con el Plymouth el fin de semana, y las principales novedades fueron la incursión de Daniel Sturridge en el once y la presencia en el banquillo del brasileño Philippe Coutinho, lesionado desde el 26 de noviembre.

Fueron mejores los locales en los primeros 45 minutos y en el 20, después de una clara ocasión de Redmond que desbarató con el pie Karius, llegó el 1-0, obra del joven extremo inglés.

Redmond aprovechó un error en el marcaje de Clyne para recibir un buen balón filtrado de Jay Rodríguez y definir por bajo ante la salida de guardameta alemán.

A falta de dos minutos para el intervalo, el propio Karius, muy criticado en este comienzo de campaña, acudió al rescate de los suyos y evitó con una mano magistral desde la línea de gol el 2-0 tras un disparo a bocajarro de un Redmond excelso.

Las tornas se cambiaron en la segunda mitad, en la que el Liverpool se hizo con la posesión, pero ésta resultó inerte ante una zaga liderada a la perfección por Van Dijk y Yoshida, siempre flanqueados por un gran Oriol Romeu.

La única ocasión con ligero peligro de los visitantes, que mejoraron con la entrada de Coutinho, fue un disparo desde la frontal de Firmino que atrapó un seguro Forster.

Con los hombres de Klopp volcados buscando el empate estuvo a punto de llegar el 2-0, en una buen contra liderada por Long: el irlandés asistió a Redmond y éste, con Karius ya vencido, estrelló su disparo en el travesaño para desespero de Puel en el banquillo.

Finalmente el Liverpool no encontró el camino del gol y le toca remontar en el partido de vuelta en Anfield el próximo 25 de enero para plantarse en la final de la Copa de la Liga, en la que el Manchester United, con su contundente victoria del martes sobre el Hull (2-0), tiene prácticamente reservada ya su plaza.